02
Abr
11

Las sorprendentes neuronas “mono ve – mono hace” (o mucho más que eso: los sistemas de neuronas en espejo)

A caballo de la investigación sobre las neuronas en espejo se puso la esperanza en futuros tratamientos contra el autismo, los trastornos del desarrollo y otras afecciones mentales graves. Se trata de sistema de neuronas que trabajarían por “empatía” directa con el otro. ¿Qué alcances puede tener este campo de investigación?

 

Del descubrimiento y la posterior investigación de las neuronas en espejo se habla como una revolución en la historia de la medicina y de la psicología, y algunos extienden mucho más allá esos alcances. Las interpretaciones son diversas: para quienes todo lo reducen a lo biológico, la existencia de las neuronas en espejo y su modo de funcionamiento son la confirmación de que todo se reduce a lo biológico; para quienes se maravillan de la complejidad de los mecanismos de la psiquis y su construcción social, serán la comprobación de que los mecanismos y las conductas sociales quedan inscriptos en el cuerpo. Evidentemente, un descubrimiento tan grande no viene a dar por terminadas las diferencias entre las diversas líneas de pensamiento científico sobre qué y cómo es el ser humano.

Presentes en los primates y en algunas aves, las neuronas en espejo son un sistema de células nerviosas ubicadas en algunas zonas del cerebro y se activan –según se las ha observado en laboratorio– cuando un individuo imita a otro.

Cuando hace una década estos “reflejos del otro” se fueron descubriendo, muchos neurobiólogos se sintieron ante la clave de fenómenos como la empatía, la solidaridad, la imitación, e incluso la indiferencia y la crueldad. En la actualidad, el término “neuronas en espejo” remite casi inmediatamente a trastornos como el autismo, en el que todo vínculo social pareciera estar obstruido.

El psiquiatra Miguel Márquez, presidente de la asociación Asistencia, Docencia e Investigación en Neurociencia (ADINEU), que reúne a psiquiatras, psicólogos, neurólogos y psicopedagogos, se refiere a lo que considera la importancia del trabajo actual sobre las neuronas espejo, las posibilidades que ve para este campo y el futuro de la psicología: “No se trata, como dicen muchos, de escudriñar paso a paso cómo la mente del otro trabaja, de ‘leer la mente de la gente’, sino de leer el mundo, las intenciones, los sentimientos”, enfatiza.

¿Por qué cree que es importante el estudio de las neuronas en espejo?

– Porque esto de tratar entender al otro, de entender los mecanismos por los cuales entendemos al otro y las enfermedades por las cuales no entendemos bien al otro, o por qué ciertas personas son capaces de hacer cosas en contra de los otros, es algo que viene estudiándose desde la época de los griegos, y nunca se llegó a una conclusión. Y en las neurociencias, hasta que apareció este descubrimiento, se daban una serie de explicaciones psicológicas, mentalistas, según las cuales la persona tenía una idea del otro y lo elaboraba en la mente en base a sus propios esquemas…De repente viene alguien que dice que la naturaleza es mucho más simple, que nos dio neuronas que se activan cuando usted hace movimientos, cuando siente una emoción, y que también se activan cuando ve que otro enfrente hace ese mismo movimiento o siente la misma emoción. De manera automática, prelingüística, eso le revela al observador cómo se siente el otro.

¿Se trata de neuronas específicas, o es una forma de funcionamiento de las neuronas?

– No está asegurado todavía. En mi opinión son mecanismos en espejo. No son neuronas diferentes, pero funcionan diferente.

¿Cuáles pueden ser las implicaciones terapéuticas de estos descubrimientos?

– Como es un mecanismo tan general, es probable que esté en el origen de algunos mecanismos enfermos: el autismo, la esquizofrenia, la fobia social, en los delirios en los que la gente piensa acerca del otro y hace inferencias que no son las correctas, en la anorexia nerviosa, en el psicópata que no puede sentir el dolor de otra persona. Ya hay programas para tratar el autismo basados en corregir estos mecanismos. Y posiblemente podamos elegir blancos farmacológicos si logramos entender mejor qué pasa con esto, pero por ahora no existen.

¿Cómo puede tratarse el autismo?

– Facilitando los mecanismos de imitación. Tratando de conseguir que eso que le falta al autista, que es entender lo que le pasa al otro, se pueda construir terapéuticamente. Hay estudios que muestran que en esos casos hay pobreza en número de las células espejo.

 

Antes del lenguaje

El mecanismo de las neuronas en espejo es prelingüístico, es decir: es evolutivamente anterior al lenguaje, e incluso ya se aventuran teorías que sostienen que gracias al poder de imitación soportado por las neuronas espejo es que el hombre adquirió el lenguaje. Por eso muchos consideran que la gran novedad de esta línea de trabajo en neurobiología es que permitiría estudiar en gran medida los fenómenos psicológicos sin necesidad esquivando el “escollo” que supondría el lenguaje.

¿Y cuál sería entonces el papel de la elaboración psicológica?

– Son una etapa posterior, mucho más elaborada y quizás también más inexacta de interpretar lo que vemos. Estos sistemas no se pueden dar ese lujo, dan una respuesta mucho más inmediata. Si nos equivocamos al leer la intención de una persona que está por agredirnos… Independientemente de las elaboraciones mentales de cada uno, esto lo tenemos todos, aún cuando hayamos estudiado psicología o filosofía o seamos analfabetos. Este es un punto de partida para todo lo demás, desde el cual podremos chequear todo el resto de los sistemas.

¿Tienen alguna aplicación inmediata en psicoterapia estos conocimientos?

– La psicología cognitiva tiene técnicas de modelado, que no permiten ver cómo cambia tal o cual grupo de neuronas. Pero esto explica la empatía terapéutica, el efecto placebo de ciertos fármacos o intervenciones terapéuticas, la función del profesional como un “sanador” que da seguridad y confianza. Yo creo que estos nuevos conocimientos no lo cambian, pero nos dan la posibilidad de entenderlo. Las intervenciones en este campo son carísimas, se hacen con resonancia magnética, con estimulación magnética transcraneal, con espectroscopia infrarroja. Pero como muchas de estas neuronas están dentro de lo que se llama “cerebro social”, y creo que en algún momento ese cerebro social va a poder ser un target farmacológico.

¿Esto se enmarca en la visión cognitivo-conductual?

– Serían ellos quienes más se acercan desde sus postulados a verse beneficiados con estos conocimientos, pero esto es neurobiológico puro. Incluso hay psicoanalistas que tienen acercamientos con este sistema. Algunos se adaptarán con más facilidad, y otros con menos.

 

(M.R. – Publicado el 16 de marzo de 2011 en Red Diarios del Interior)

Anuncios

0 Responses to “Las sorprendentes neuronas “mono ve – mono hace” (o mucho más que eso: los sistemas de neuronas en espejo)”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


Inquietudes alrededor de la ciencia y la salud

Malestar Pasajero es una recopilación personal de artículos, notas y otras yerbas sobre temas de Ciencia y Salud publicados por el periodista Marcelo Rodríguez en diversos medios gráficos y de Internet.

Archivos

Top Clicks

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: