21
Oct
09

Algo que debes saber sobre el dengue

No es tan simple como colocar una de estas plantitas en el jardín de casa...

No es tan simple como colocar una de estas plantitas en el jardín de casa...

Como acabo de ver por televisión un noticiero donde ofrecen plantas carnívoras como solución contra el Aedes aegypti en el jardín de casa, pego un artículo escrito a principios de este año sobre el dengue…


Salvo en circunstancias muy particulares, el mosquito Aedes aegypti, agente vector del dengue no vuela más allá de 100 metros a la redonda, de modo que todo mosquito que  pica seguramente se crió en casa o en la de un vecino. El área vital del mosquito y las medidas de prevención.

Más allá de la responsabilidad de los estados y los gobiernos nacionales, provinciales y locales que tanto se discuten ante este brote o epidemia de dengue que atraviesa, con diferentes intensidades, buena parte de la Argentina, se trata de una enfermedad infecciosa cuya prevención involucra la participación de todos. Cualquier lugar de la casa donde exista agua estancada –y esto debe quedar claro –aún en muy poca cantidad, puede convertirse en un criadero de mosquitos, y entre ellos se encuentra el Aedes aegypti, que es el vector de esta enfermedad y, potencialmente, de muchas otras, como la fiebre amarilla.

El ciclo de vida de estos mosquitos es muy corto: apenas una semana, cuando la temperatura ronda los 25 grados, le bastan al huevo para convertirse en larva, luego en pupa y vivir su vida adulta, en la que adquieren la capacidad de volar, y en la que las hembras de esta especie pueden convertirse en transmisoras del virus del dengue si pican a una persona infectada.

El área de probable existencia de Aedes aegypti en la Argentina va desde la frontera norte hasta una línea que atraviesa aproximadamente la mitad de la provincia de Buenos Aires, hasta Mendoza; sólo muy ocasionalmente se ha detectado más al sur.

Número local. En esa corta vida el mosquito en general se desplaza muy poco; casi nunca más allá de 100 metros a la redonda, lo que hace su radio de acción muy localizado. Pero a la vez ese corto ciclo de vida determina que sea imposible predecir la población de mosquitos en unos días, y que donde la semana pasada no había ninguno, esta semana puede dos generaciones juntas de Aedes dispuestas a picar si es que hubo un sitio con agua estancada al aire libre que pudiera haber oficiado de criadero.

“Enfermedad de la pobreza”. Algunos la catalogan de esta forma porque encuentra un ambiente más propicio en aquellos lugares donde la gente no cuenta con agua potable, y debe proveerse de ella almacenando agua de lluvia en tanques, por ejemplo. Las larvas del mosquito viven sólo en el agua, y el mosquito necesita del agua estancada para  transcurrir su estado larval. Donde no hay agua estancada no puede haber mosquitos.

Pero esa expresión no debe confundir: ni el mosquito ni el dengue discriminan por clase social, y hasta una rajadura en la pared o un vaso dejado al aire libre en cualquier casa puede transformarse en poco tiempo en criadero. “En las ciudades, uno de los grandes problemas respecto del dengue es el platito que la gente pone debajo de la maceta, y que se llena de agua al regar”, advierte el biólogo Nicolás Schweigmann.

Déjala correr. Las larvas de mosquito viven en aguas estancadas, quietas; el agua de una canaleta, en permanente movimiento, no constituiría un peligro. Pero las rejillas de caños para desagüe de lluvia, por ejemplo, que pueden quedar con una porción de agua acumulada y quieta si no llueve, deben ser cubiertas con una red lo suficientemente pequeña como para que no pueda pasar la hembra del mosquito a poner huevos.

Pozos y charcos al aire libre y casas abandonadas constituyen un problema, del cual el vecindario de las áreas donde se sepa que hay casos de dengue se debe ocupar de alguna manera.

Los dos factores centrales. ¿Cómo saber cuánto peligro de dengue existe en el lugar donde uno vive? Depende fundamentalmente de dos factores: la cantidad de mosquitos y la cantidad de personas infectadas.

Habiendo una persona infectada, el mosquito puede picarla, adquirir el virus y luego, al picar a otra persona, infectarla. Habiendo más personas infectadas el riesgo de multiplica. De ahí las medidas de seguridad que consisten en el aislamiento de la persona a quien se le haya detectado dengue, para que no sea picada: cada mosquito que lo haga se transformará en potencial transmisor.

Para controlar el otro factor, que es la cantidad de mosquitos, no alcanza con las fumigaciones: de nada sirven estas si no se evita en cada lugar la existencia de aguas estancadas al aire libre, por pequeñas que parezcan.

Los síntomas. La forma más peligrosa del dengue es el dengue hemorrágico, que aparece cuando hubo una reinfección, es decir, cuando la persona ya no es la primera vez que tuvo la enfermedad. Pero saber esto no es muy útil para sentirse a salvo de padecerlo, porque el 60% de los casos de dengue, en la primera infección, es asintomático o casi asintomático.

Cuando sí da síntomas, estos son muy parecidos a los de un estado gripal: la persona empieza a padecer, al cabo de entre 5 y 8 días de haber sido infectada, fiebre alta repentina, dolores intensos de articulaciones, músculos, huesos, la cabeza y los ojos y salpullido: en los brazos, el tronco o las piernas. En algunos casos pueden sangrar las encías o los oídos.

La forma hemorrágica. Se presenta con fiebre súbitamente alta (hasta 41ºC) de 2 a 7 días, dificultad para respirar y sangrado en diferentes artes del cuerpo. Esta forma de la enfermedad altera la presión sanguínea, la expresión del rostro que se hincha y se pone colorado, aparecen vómitos y diarrea y otros trastornos. Aún en el estado de shock, tras el cual el paciente puede fallecer en 24 horas, es posible que se salve si recibe la atención adecuada.

El dengue es de notificación obligatoria. El paciente sospechoso debe ser obligatoriamente internado y aislado, y se le tomará una muestra de sangre que será enviada al Instituto Maiztegui, ubicado en la localidad bonaerense de Pergamino, ya que es esta la única manera de confirmar de manera efectiva si se trata de un caso de dengue o no. De todas maneras, al no tener una cura específica, los médicos pueden procurar al paciente los cuidados adecuados. Las estadísticas de la OMS, basadas en casos de dengue principalmente de Asia e Indochina, asignan una mortalidad del 1% para las personas que ingresan con un cuadro de dengue hemorrágico.

Higiene y protección contra el mosquito


·    Mantener bien tapados todos los recipientes donde se almacena agua.
·    Eliminar el agua de recipientes al aire libre, huecos de árboles, rocas paredes, pozos, letrinas abandonadas, baldes, aljibes, floreros.
·    Tapar con tierra hasta el borde las macetas y pozos.
·    Limpiar los techos y rellenar las grietas y los huecos de paredes.
·    Perforar o destruir las cubiertas de coches y camiones en desuso.
·    Eliminar todas la basura que por su forma pueda almacenar agua.
·    Usar repelente de insectos, en poca cantidad. Los aerosoles deben usarse en espacios libres para evitar la inhalación.
·    Rociar la ropa muy fina con repelentes que contengan permetrina o DEET.
·    Usar mosquiteros.

Fuentes consultadas: Proyecto de Eco-epidemiología Matemática de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales (Universidad de Buenos Aires); Superintendencia de Riesgos del Trabajo; Ministerio de Salud y Ambiente de la Nación; Organización Mundial de la Salud.

(M.R. – Publicado en marzo de 2009 en Suplemento Salud – Red Diarios del Interior, bajo el título “Desde los tanques con agua de lluvia hasta el platito de debajo de la maceta”)

Anuncios

0 Responses to “Algo que debes saber sobre el dengue”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s


Inquietudes alrededor de la ciencia y la salud

Malestar Pasajero es una recopilación personal de artículos, notas y otras yerbas sobre temas de Ciencia y Salud publicados por el periodista Marcelo Rodríguez en diversos medios gráficos y de Internet.

Archivos

Top Clicks

  • Ninguna
Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: