30
Jun
09

Riesgo ambiental, el gran derecho de piso

Esta es una mina a cielo abierto. uriosamente, el impacto ambiental de la minería sobre la salud de la población no estuvo entre los tenidos en cuenta por la Defensoría del Pueblo en su informe.

Esta es una mina a cielo abierto. Curiosamente, el impacto ambiental de la minería sobre la salud de la población no estuvo entre los temas tratados por la Defensoría del Pueblo en su informe.

En el mundo van quedando cada vez menos espacios que no estén deteriorados por actividades económicas contaminantes. La pelea por vivir en espacios menos insalubres esrá una de las claves de los movimientos sociales en este siglo XXI. Lo que sigue es algo de lo que pasa hoy en la Argentina, y no son datos producidos por organizaciones ambientalistas, sino cifras oficialmente reconocidas.

El 22% de los chicos del país está en riesgo por el uso de agroquímicos; y el conocido glifosato usado para matar las hierbas parásitas de la soja transgénica –herbicida que hoy también se importa desde China, ya que la compañía Monsanto se le ha vencido a patente– no es más que uno de ellos. La mayor contaminación industrial –que coincide con las áreas suburbanas más pobres–, el uso indiscriminado de agroquímicos tóxicos y la falta de cloacas y agua potable, junto con los residuos de la actividad minera de los que no hay datos oficiales, son los mayores condicionantes sociales de la salud de los chicos y jóvenes argentinos. Los datos surgen de un informe de la Defensoría del Pueblo de la Nación.
En el marco de la renuncia de Guillermo Mondino a ese organismo público, para dedicarse a su carrera política, pasó casi desapercibida la presentación del informe preliminar del Atlas de Riesgo ambiental de la Niñez en la Argentina, que ese organismo oficial elaboró a instancias del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y, según se remarcó, construido estrictamente en base a datos obtenidos de organismos oficiales.

A la izquierda, el mapa muestra, con un grado de intensidad creciente que va desde el amarillo hasta el rojo más oscuro, las áreas consideradas de mayor riesgo ambiental por agroquímicos. A la derecha, el grado de riesgo ambiental por falta de agua potable e infraestructura de saneamiento. os mapas son de abril de 2009.

A la izquierda, el mapa muestra, con un grado de intensidad creciente que va desde el amarillo hasta el rojo más oscuro, las áreas consideradas de mayor riesgo ambiental por agroquímicos. A la derecha, el grado de riesgo ambiental por falta de agua potable e infraestructura de saneamiento. Los mapas son de abril de 2009.

Los datos que se presentaron en esta fase (y que están disponibles al público en el site oficial http://www.defensor.gov.ar) están relacionados con el riesgo que suponen las actividades industriales, el uso de agroquímicos y la insuficiencia de saneamiento a lo largo de todo el país, y en relación con el grado de vulnerabilidad en que se encuentran los niños y adolescentes en cada lugar del mapa debido a sus condiciones socioeconómicas.
En el informe no hay datos sobre el impacto de la actividad minera, que en el caso particular de la extracción de oro es muy resistida por la propia gente del lugar donde esta se realiza. La Secretaría de Minería de la Nación afirmó no disponer de datos a nivel nacional. Pero se consignaron puntos críticos del país –el informe de la Defensoría menciona específicamente el área del Gran Rosario y y el partido bonaerense de General Pueyrredón– donde se registró contaminación industrial, abuso de agroquímicos e insuficiencia de la estructura sanitaria a la vez. Pero hay muchas otras zonas del país donde convive más de un factor de riesgo ambiental para la salud.

Contaminación industrial
Teniendo en cuenta las empresas manufactureras que figuran como “riesgosas” según la resolución Nº177 de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable, y sin contar a las que tienen menos de cinco empleados y que se consideran por lo tanto poco relevantes, el informe de la Defensoría evaluó que en la Argentina existen 18.763 industrias potencialmente contaminantes, de un total e más de 97 mil compañías manufactureras. De acuerdo a qué cantidad de ellas está distribuida en cada partido o departamento, y de acuerdo con su tamaño, se elaboró un índice de contaminación industrial (ICI) para cada departamento de cada provincia del país.
La Defensoría elaboró además un “índice de vulnerabilidad social de la niñez” (IVSN), en base a el grado de insatisfacción de las necesidades básicas según el último censo nacional de población.
Para evaluar el riesgo ambiental de la niñez a la contaminación industrial se combinaron ambos datos (ICI e IVSN), y se comprobó una relación casi directa entre la distribución de las grandes industrias manufactureras y la vulnerabilidad de los chicos al riesgo ambiental por esa causa. Los mayores grados de riesgo se encontraron en grandes ciudades con cordones industriales muy empobrecidos: Rosario, Córdoba capital y varios departamentos del Gran Buenos Aires, pero en muchas otras zonas se halló un riesgo considerado “alto”.

Pesticidas y agroquímicos
Son los principales contaminantes relacionados con la actividad agrícola. El mapa elaborado por la Defensoría tiene en cuenta datos oficiales del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), que toman un índice de contaminación basado en la superficie cultivada y los químicos que se usan en estas tierras para combatir a las plagas y a las hierbas parásitas según el cultivo.
El uso del insecticida methamidofos y endosulfan ubicaría a los cultivos de algodón como los más peligrosos para los pobladores del lugar, junto con los de papa, que también utilizan el mismo químico. Por detrás les seguirían el cultivo de soja y el de maíz.
Independientemente de esto, son de público conocimiento las denuncias a nivel nacional e internacional por el uso de químicos prohibidos, como el “agente naranja” y la combinación de glifosato con surfactantes que aseguran que este herbicida, cuyo uso se ha vuelto el estándar desde la irrupción en los ’90 de la soja transgénica, penetre en las células. Y también por el “banderilleo” y otras prácticas que exponen a los niños de zonas rurales a enfermedades grave e incluso mortales.
De los 531 departamentos nacionales, 108 se encuentran en un grado de riesgo por agroquímicos que fue evaluado por este organismo público como medio, alto o muy alto. En ellos viven el 22% (más de 2.700.000) de los niños, niñas y adolescentes del país.

Exagerado pero elocuente el fotomontaje.

Exagerado pero elocuente el fotomontaje.

Falta de saneamiento
La falta de agua potable (lo demuestra la actual epidemia de dengue) y la ausencia de una red cloacal para la eliminación de los desechos son, además de una afrenta a la calidad de vida, un caldo de cultivo para todo tipo de enfermedades: diarreas, hepatitis, parasitosis u otras infecciones.
Si a la falta de saneamiento básico se suman los IVSN, el resultado es una situación muy crítica en casi toda la región chaqueña, Misiones y el oeste de Corrientes. Hay lugares en riesgo “alto” y “muy alto” también en las provincias de Córdoba, Mendoza y Río Negro, así como en el área de Rosario y, sobre todo, en el Gran Buenos Aires. El insuficiente acceso a los servicios de saneamiento básicos obliga a la población a resolver sus necesidades en base a instalaciones individuales cuya calidad varía de acuerdo con las posibilidades económicas de cada familia, generalmente un pozo ciego que termina contaminando las primeras napas de agua, cuando no la derivación directa a un río o arroyo contaminado.
“Todas las actividades humanas generan impactos y riesgos en el medio ambiente, pero estos deben ser controlados, minimizados y evitados”, finaliza diciendo el informe. Sin embargo cabe preguntarse si el envenenamiento irresponsable del lugar donde otros viven –porque generalmente los grandes responsables siempre tienen la posibilidad económica de irse a vivir a otra parte– puede ser considerado como una consecuencia “natural” e inevitable del desarrollo humano.

(M.R. – Publicado el 6 de abril de 2009 en el Suplemento Salud – Re de Diarios del Interior)

Anuncios

3 Responses to “Riesgo ambiental, el gran derecho de piso”


  1. noviembre 30, 2010 en 2:24 am

    eso que esta bien feo nada que ver puras mensadas que pones mejor borrenlo es una falta de respeto

  2. 2 Vv.
    agosto 24, 2013 en 3:50 pm

    El mapa no se lee, hay algun lugar para verlo mas grande?

  3. 3 Marcelo Rodríguez
    agosto 26, 2013 en 1:35 am

    Para ver los mapas, hacer “refresh” de la página, o ir a la página siguiente:
    http://www.dpn.gob.ar/areas.php?id=04&cl=35&act=view
    donde están publicados los informes actualizados de riesgo ambiental, con los mapas y todo, en formato PDF.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


Inquietudes alrededor de la ciencia y la salud

Malestar Pasajero es una recopilación personal de artículos, notas y otras yerbas sobre temas de Ciencia y Salud publicados por el periodista Marcelo Rodríguez en diversos medios gráficos y de Internet.

Archivos

Top Clicks

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: